Asia Tailandia

Ayutthaya

Por el 13 julio, 2017

Ayutthaya fue la capital del Siam y está declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Sus templos en ruinas son una de las principales atracciones en los alrededores de Bangkok, y son de una belleza espectacular, más aún si los comparas con los recargados templos modernos, también para ver su famoso mercado flotante. Esta ciudad se encuentra a unos 80km de la capital y mucha gente opta por hacer una excursión de un día. Nosotras nos quedamos allí un par de días para recorrerlos en bicicleta, craso error, tal vez por los 40ºC que nos acompañaron durante unas 6 horas de recorrido. Los mapitas hechos a mano que te dan en la oficina de turismo NO están a escala, así que si te planteas hacer lo mismo que nosotras, ánimo y a sudar un ratito. Aunque acabamos exhaustas, valió la pena. El centro de Ayutthaya se encuentra en una isla rodeada por el río Chao Phraya así que, vayas a pie o en bicicleta, tendrás que subir y bajar las empinadas escaleras de acceso a los embarcaderos. Muy divertido en bicicleta, casi tanto como subirla en el barquito… menos mal que siempre encontramos un alma cándida que nos echase una mano. Los principales templos, dentro de la isla, son el emblemático Wat Phra Si Sanphet, el santuario Wihaan Phra Mongkhon Bophit con un enorme Buda de bronce de 17 metros y, cómo no, el Wat Phra Mahathat, la cabeza de Buda apresada por las raíces de un árbol milenario y seguramente la imagen más fotografiada de Ayutthaya. Al otro lado del río se encuentra el Wat Chai Wattanaram, donde además de ver sus ruinas, se puede disfrutar de una mágica puesta de sol, y el Wat Phanan Choeng con sus 84.000 Budas… ¡Casi ná!

Lo templos, de los mejorcitos que vi, pero el ambiente… se ha convertido en un p… parque temático. Decenas de autobuses de turistas que siguen en manada al guía con la banderita de turno, parándose en los cientos de tenderetes de souvenirs y haciendo cola para salir medianamente solos en las fotos de las ruinas. Una pena, pierde todo el encanto que un día debió tener. Para evitar tales estampas, lo más recomendable es visitar Sukhotai. Yo me quedé con las ganas, pero me consta que son las mejores ruinas del país, aunque bastante alejadas. Para llegar a ellas, tienes que coger el tren de Bangkok a Chiang Mai y bajarte a mitad de camino, en Phitsanulok, y allí coger un bus o furgoneta que salen cada hora y cuestan unos 43 THB para llegar a Sukhotai una hora más tarde. Dada la logística que esto implica, hay que pasar allí al menos una noche, puesto que a partir de las 17h el recinto de los templos está cerrado al púbico y difícilmente podrás ver algo el primer día. Existen dos Sukhotai, la moderna, que carece de interés, y la antigua, a unos 20km, que es donde se encuentran los templos en ruinas, también Patrimonio de la Humanidad. Lo ideal es alojarse allí mismo para no perder tiempo ni dinero en traslados. Sólo hay dos hospedajes posibles, el Vitoon Guesthouse y el Old City Guesthouse. Si tienes ocasión, no lo dejes pasar y recorre en bicicleta esa maravilla de paraje natural salpicado por cientos de templos que datan de tiempos remotos. Yo algún día iré, sin duda, destino pendiente.

ETIQUETAS

13 julio, 2017

13 julio, 2017

ENTRADAS RELACIONADAS
KO TAO

13 julio, 2017

Pai

13 julio, 2017

Chiang Mai

13 julio, 2017

Bangkok

13 julio, 2017

Tren nocturno en Tailandia, sí o sí

13 julio, 2017

Tailandia, país de contrastes

13 julio, 2017

Tailandia, tips

13 julio, 2017

Tailandia, pre-viaje

13 julio, 2017

DEJA UN COMENTARIO