Asia Tailandia

Tailandia, país de contrastes

Por el 13 julio, 2017

Desde la caótica Bangkok hasta sus exuberantes islas y espirituales pueblos del norte, Tailandia no tiene desperdicio. País mochilero por antonomasia y víctima de su propia fama, aún así no defrauda. Durante las últimas décadas, su popularidad entre los turistas de todo tipo ha transformado las infraestructuras en gran parte de su territorio, si bien es cierto que si sabes buscar, todavía puedes encontrar lugares mágicos. En cuanto a la deleznable prostitución infantil, depende por dónde te muevas, ni la ves. Lo que sí que verás por doquier son las famosas ladyboys (travestis) que, a pesar de no encontrarse todavía plenamente aceptadas en la sociedad, han avanzado mucho camino durante estos últimos años, ya no se esconden y forman parte del paisaje cotidiano de esta pacífica comunidad budista. Por muchos conocido como “el país de las sonrisas”, ésta no sería la denotación que yo elegiría. Tal vez, antaño, antes de que el turismo hiciese mella en él, lo fuese, pero poco queda ya de aquella inocencia. Nada que objetar de sus gentes, son un pueblo amable y no hay lugar para ninguna sensación de inseguridad, pero si algo pude constatar es que los tailandeses que trabajan en el sector servicios (hostels, bares, restaurantes y demás) sufren unas condiciones laborales infernales y eso se refleja claramente en su manera de atender. Recuerdo a una doctora que se sometió amablemente a nuestro interrogatorio mientras le curaba una fea quemadura de tubo de escape a mi amiga. Acudíamos cada día y una vez que hubo cogido confianza, vimos el momento de bombardearla a preguntas para saber cómo funcionaban las cosas por allí. Trabaja 10 horas al día, 6 días a la semana y sólo tiene derecho a 6 días de vacaciones al año, eso si ha tenido suerte y no ha faltado al trabajo ni un solo día, porque si lo hace, sea cual sea la causa, se le restará de ese periodo de vacaciones de 6 días… y así viven, sin tiempo para viajar a otros lugares o desplazarse para visitar a sus familiares, y todo esto con un salario medio de unos 350€ al mes… Sólo entonces comprendimos la actitud de esos trabajadores sometidos a unas condiciones a todas luces inaceptables desde el punto de vista occidental. Nunca es justo generalizar, y esta vez no va a ser diferente, por el camino encontramos también muchos tailandeses amables, entrañables y encantadores, dispuestos a echarte un cable en cualquier situación. Otra de las grandes ventajas de viajar a Tailandia, son los precios. Todo, absolutamente todo, resulta muy barato. Te puedes alojar desde 6-7€ la noche y comer por 1-2€. Los desplazamientos, como verás en cada uno de los posts, también son muy económicos, desde 15€ por 800km en tren, hasta buses urbanos por 0.10€ o alquilar una moto por 2€ al día. Y cuando descubras los masajes “oil” de 1h30 que te hacen por unos 3€… Eso sí, reserva una gran parte de tu presupuesto para bebértelo. Es decir, la humedad es tal, que tienes que estar hidratándote continuamente, y no es que el agua embotellada sea cara, pero es un no parar. En resumen, un país altamente recomendable, eso sí, excesivamente explotado, de manera que no esperes que tu viaje se convierta en una intrépida aventura. Perfecto como bautizo asiático mochilero.

ETIQUETAS
ENTRADAS RELACIONADAS
KO TAO

13 julio, 2017

Ayutthaya

13 julio, 2017

Pai

13 julio, 2017

Chiang Mai

13 julio, 2017

Bangkok

13 julio, 2017

Tren nocturno en Tailandia, sí o sí

13 julio, 2017

Tailandia, tips

13 julio, 2017

Tailandia, pre-viaje

13 julio, 2017

DEJA UN COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Entradas recientes
Comentarios recientes
Categorías